50 Aniversario de Honda en la competición

Sigue a Motorpasion Moto

Soichiro Honda


Hoy sin duda es un gran día de celebración para una de las compañías más grandes del mundo, y una de las que más éxitos ha cosechado en el mundo deportivo, tanto en coches como en motos. Honda celebra su 50 aniversario en la competición con un extensísimo dossier en su web.

Hace ya mucho tiempo que Soichiro Honda pensó un día en hacer realidad su sueño de competir en el campeonato mundial de velocidad, y fruto de ese sueño y un empeño hercúleo, nació lo que hoy se considera un referente mundial en la competición. Pocas marcas consiguieron lo que consiguió Honda, muchos años de éxito, muchos años como referencia, y sobre todo multitud de carreras para el recuerdo, victorias y pilotos de leyenda que en algún momento llevaron una Honda a lo más alto del cajón y de la gloria de la competición. Y todo empezó con una declaración de intenciones…

El inicio del sueño

El sueño de mi niñez era el de convertirme en Campeón del Mundo con una máquina construida por mí mismo

Con esta frase comenzaba una carta que Soichiro envió a sus empleados, con esas palabras arengaba a los operarios de la fábrica Honda a superarse a sí mismos y lograr vencer al mundo occidental en las pistas. La retórica japonesa es fantástica y realmente estamos ante una arenga casi militar, una carta en la que si después de leerla los ánimos de los empleados no se caldearon es que no la leyeron con atención.

[...] podemos ganar en las pistas, y no descansaré hasta lograrlo. Todo está preparado, el tiempo para retar a Occidente ha llegado.

Estamos seguros de que esa carta debió de poner los ánimos al rojo vivo, pues no tardaron mucho en conseguir la primera victoria de una larga y fructífera serie de ellas. pero antes había que empezar por el principio. Inscritos en la carrera de la Isla de Man de 1959 con cuatro Honda 125cc, los pilotos japoneses lograron las nada despreciables posiciones globales de 6º, 7º, 8º y 11º, logros que aseguraron la presencia de la escuadra japonesa en el Mundial de 1960 (recordemos que en aquella época las carreras TT formaban parte del mundial).

Honda consigue los primeros éxitos


Tom Phillis
Tom Phillis sería el primero en conseguir una victoria para Honda, en el Gran Premio de España de 1961 en la categoría de 125cc. En la carrera siguiente fue Kunimitsu Takahashi el primer japonés en vencer en el mundial, y la primera victoria de una Honda 250cc. Como se suele decir, no dejes a una fiera que pruebe la sangre humana… A partir de ahí, y gracias a las victorias de Mike Hailwood como estandarte de la marca durante años, Honda llegó a 1967 con 138 victorias en GP, siendo este el año elegido por el gigante para abandonar la competición por un tiempo.

Nada menos que diez años pasaría Honda alejada de las pistas y la competición, una cantidad de tiempo ingente si tenemos en cuenta la velocidad a la que evolucionan las cosas en ese mundo. Sin embargo, Honda declaraba en noviembre de 1977 que volvería a la competición, y que lo haría en la categoría reina, 500cc, nada menos. Una increíble apuesta, arriesgada desde cualquier punto de vista menos desde el de los japoneses. Además, el órdago de Honda estaba en que mientras lo normal era inscribir motos de 2T, Honda llevaba una 4T a la élite de la competición.

Así que en 1978 se desvelaba el prototipo, la NR500, una moto de cuatro cilidros con pistones de forma oval, espectacular y “gordo” motor. Sin embargo hasta finales de 1979 no se estrenó en pista, y ambos pilotos se retiraron. La NR500 fue un fracaso y esta época fue más dificil de lo que se pudiera pensar desde la directiva de Honda. Pero los japoneses no se caracterizan por desesperarse.

En 1982 se inscribió la NS500 con un cuadro de pilotos de lujo: Freddie Spencer, Marco Luchinelli y Takazumi Katayama. El año se cerró con victorias de Spencer y Katayama, 15 años después Honda volvía a ganar, y la senda quedaba abierta a los éxitos.

La época dorada de Honda


Mick Doohan a lomos de la Honda NSR500
Con Freddie Spencer y la NS500 llegó el primer título de 500cc para Honda, abriendo camino a una época dorada en la que se alternarían las victorias con Yamaha (marca que desde niño asocio a rivalidad con Honda, mucho me marcaron las luchas entre las “motos de Marlboro” y las “motos de Rothmans”), sin duda 1983 debió ser un año para perder los empastes de la emoción viviendo las luchas entre Spencer y Wayne Rayney Kenny Roberts (me traicionó el subconsciente). Yo tenía 5 años entonces y poco puedo recordar, seguro que hay alguien en la sala que sí lo vivió y nos puede contar de primera mano.

En 1984 nacía la Honda NSR500, sin duda una de las motos más exitosas, increíbles y preciosas (se me ve el plumero…) de la historia de las carreras. Ya que en esa época había evolucionado bastante el tema de las gomas, una cuatro cilindros se mostró factible para la competición y madre mía, llegando a los noventa nos encontrábamos con motos que ofrecían más potencia de la que los neumáticos podían soportar. Era una época en la que solo un pequeño grupo de pilotazos era capaz de controlar semejante potencia y transformarla en victorias.

Desde 1984 hasta 2002, la NSR500 dio a Honda nada menos que 11 títulos de pilotos y 14 de constructores, entre ellos los cinco títulos consecutivos de Mick Doohan, el título mundial de Álex Crivillé y también los títulos de Dani Pedrosa en 125cc y 250cc, amén de subcampeonatos y actuaciones muy beneficiosas para nuestros pilotos, no es para menos la temporada 2005 con Sete Gibernau, sin duda una de las más emocionantes y vibrantes, honestamente hablando, de nuestro motociclismo patrio. Y por supuesto, el primer campeonato del mundo de 500cc para un piloto español, nuestro gran Álex Crivillé, que por cierto tuvo que pelear lo indecente con Honda para obtener su NSR500… Esto mejor sin comentarios hoy.

Sete Gibernau Honda
La última época de Honda la conocemos más. Tras estrenar en 2002 la Honda RC211V, que Valentino Rossi llevó al Olimpo de la competición cuando 500 dejó de llamarse 500 para pasar a ser MotoGP (de hecho ganó el último mundial de “500” también con Honda). Tras la época Valentino Rossi, quien marchó a Yamaha en 2003 para dar sopas con honda (... malo no es el chiste, ¿no? ...) a su marca hasta entonces, tuvo que llegar Sete Gibernau para poner los puntos sobre las íes en 2005 al italiano, y para que Honda recuperase el foco en el mundial.

En 2006 Nicky Hayden conseguiría un nuevo título mundial para Honda en un año en el que Dani Pedrosa empujaba bien fuerte, tanto que Honda pensó en crear la RC212V en 2007 exclusivamente para el pequeño y eficiente Dani. Lo que para Honda y Dani era una ventaja competitiva, era un calvario para su compañero de equipo, más grande y con otro estilo de conducción muy diferente.

Estamos en 2009 y Honda sigue empujando con fuerza , con la misma que en la declaración de intenciones de 1954, solo que ahora mismo el gigante Honda es inmenso, nada que ver con la fábrica original. No me cabe duda de que volveremos a encontrarnos con una marca fuerte y exitosa (¿quién lo duda?), pero repasando someramente como hemos hecho en este post, la historia de Honda, comprendemos mejor muchas de las cosas que vemos en el presente. Y sí, me refiero a que es una pasada que Ducati pueda con fábricas tan poderosas como las japonesas. Tenía que decirlo.

Ver galería completa » 50 aniversario de Honda en competición (15 fotos)

Más información | Honda Worldwide

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios