Compartir
Publicidad

Y despidiendo a 200 trabajadores, 2016 es oficialmente un auténtico annus horribilis para Harley-Davidson

Y despidiendo a 200 trabajadores, 2016 es oficialmente un auténtico annus horribilis para Harley-Davidson
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sin duda que el año 2016 está siendo uno de los peores para Harley-Davidson. Son horas bajas para el gigante de Milwaukee al que después de tener que asumir las más que generosa multa de 15 millones impuesta por la EPA, ahora se ve obligada a prescindir de 200 trabajadores de la marca.

Esta reducción en la plantilla se debe a una rebaja previsión de unidades producidas para 2017, que no tiene otra explicación que una caída en las ventas de la marca americana. Ya sabes, menos ingresos al final terminan afectando a los que menos culpa tienen, en este caso empleados de las cadenas de montaje.

Aunque las ventas están creciendo en mercados como el español, Harley-Davidson se está enfrentando ahora a un escenario atípico. Marcas como Indian o Victory están creando productos tan genuinos y llamativos como los de Milwaukee, y otras marcas como Ducati se están adentrando en su segmento con modelos como la sorprendente XDiavel. De otra parte, con todas las reinterpretaciones de scrambler, café racer y old school, el segmento custom ya no es el único que recuerda a los tiempos pasados. Todos estos frentes abiertos hacen daño de manera indirecta en las ventas de Harley-Davidson, que no tiene más remedio que ajustar sus objetivos.

Harley Davidson

Maripat Blankenheim (Harley-Davidson):

Harley-Davidson siempre reacciona de manera continua a los cambios en la industria y el mercado para ofrecer a sus clientes los mejores productos y servicios. Como consecuencia, hemos ajustado los planes de 2017 en consonancia con la tendencia que hemos estudiado en 2016, ahora tenemos que hacer los cambios necesarios para ajustar el tamaño de la compañía a estos objetivos.

El resultado inmediato de estos cambios es que 200 trabajadores de la compañía van a verse afectados en las plantas de la compañía en Estados Unidos, la mayoría durante el último trimestre del año.

De estos dos centenares de hombres y mujeres en plantilla, 117 pertenecen a la planta de York, 35 a la de Tomahawk y el resto a la fábrica de motores que la marca tiene en Menomonee Falls.

Nos gustaría pensar que esta situación sea un ajuste temporal, pero viendo que la marca no se ha manifestado en esa dirección y que las ventas de Harley-Davidson son las que son, no tiene pinta de que vaya a ser así. Ojalá que todos encuentren un nuevo empleo rápido, pero el impacto va a ser considerable, ya que seguro que para todos ellos trabajar para Harley-Davidson era considerado como un orgullo y una satisfacción.

Vía | Asphalt and Rubber

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos