Ducati V-One, la sinfonía inacabada de Bart Crauwels

Síguenos

Ducati V-One

Ya se que no es algo nuevo, concretamente es una noticia que he rescatado de mediados del año 2009 a través de The Kneeslider, pero creo que estamos en la obligación de prestar atención a esas buenas ideas que surgen en las mentes de pequeños genios y que sólo unos pocos se deciden a poner en práctica. Bart Crauwels es el artífice de esta Ducati V-One, una Ducati 1000 SS con una especie de supercharger. Vamos a ver cómo funciona.

Hablando con propiedad, ya no es una 1000 SS. Al motor bicilíndrico de 996 centímetros cúbicos refrigerado por aire se le ha robado el cilindro trasero para convertirlo en un compresor de aire y hacer un monocilíndrico sobrealimentado. Ahora, el cilindro delantero de 498cc, ayudado por su gemelo, arroja una cifra de potencia máxima 15 caballos superior al motor original, dejando en el banco las pisadas de 102 equinos. El par se ha incrementado y gira de manera correcta hasta las 10.000 revoluciones por minuto, 2.500 más que de serie.

Ducati V-One

Es obligatorio compararla con su precedente directo, la Ducati Supermono (para mí, una moto épica de la que sólo salieron a la luz 65 unidades entre 1993 y 1995), a quien deja humillada 30 caballos por debajo.

El sistema en sí utiliza el cilindro trasero, debidamente acondicionado para su nueva misión, para enviar en cada pistonada aire que se comprime en un depósito situado debajo del asiento y que puede almacenarlo hasta una presión de 40 bares. Una vez almacenada su máxima capacidad, cuando se solicita una buena dosis de aceleración, este “turbo” puede funcionar durante 10 segundos de manera continua, luego tendrá que irse recargando en las fases de retención o de aceleración suave.

Poca más información os puedo ofrecer, salvo lo que hay a simple vista, un intercooler en la parte delantera del falso depósito y muchos metros de fontanería para reconducir el aire comprimido a la admisión. Como os decía, es un artículo que saltó a la red allá por el 2009, y desde entonces no he encontrado ninguna novedad. Una pena, porque el señor Bart estaba planteando la opción de construir una pequeña tirada de esta Ducati aérea. Una pena, porque me apasionan estos inventos.

Ducati V-One

Vía | The Kneeslider

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios