Yamaha V-Max Hyper Modified: Roland Sands pone la guinda del pastel

Síguenos

VMAX by Roland Sands

No porque sea la mejor, sino porque es la última de las tres, colocamos a la Yamaha VMAX de Roland Sands como la guinda del pastel Hyper Modified. La máquina del americano es probablemente la que más se distancia del estilo marcado por la VMAX original y se acerca mucho más al del propio taller. En este sentido quizás hayan pecado de egocéntricos pues más que una gran modificación de la máquina japonesa puede parecer otra más de sus muchas motos preparadas.

Esto puede verse también como algo positivo, no obstante es uno de los preparadores más afamados y premiados del mundo. Hasta se ha permitido lanzar su propia línea de ropa moto, casi nada. Entendemos ahora a Marcus Walz y a Ludovic cuando decían que sabían perfectamente lo que Roland iba a hacer con la Yamaha, ¿ha sorprendido? Puede que no, que no sea tan rompedora y espectacular como el resto pero es que seguir sus ideas no es otra cosa que seguir un camino seguro. Pocos rechazarían esta VMAX, ¿verdad? Tras el salto nos metemos de lleno con ella y, ahora sí, podemos juzgar y decidir con cuál nos quedamos.

Las expectativas de un genio

Roland Sands

No puedo negar que era de él de quien esperaba la gran obra maestra que dejara a sus competidores a la altura del betún. No ha sido así. No porque Roland haya estado más flojo que en otras ocasiones sino porque Marcus y Ludovic han estado espectaculares con sus respectivas. Ambos han sabido encontrar los puntos fuertes de esta leyenda del motor y hacer una gran caricatura funcional de ella. Pero, ¿qué se espera de Roland? Tenemos que tener en mente que no es un preparador cualquiera, metido en el mundo de la moto desde que era un crío convirtió la velocidad en su profesión cuando se hizo mayor. Tanto fue así que se alzó como campeón del AMA de 1998 en 250cc y aun guarda algunos récords en circuitos europeos y estadounidenses. 32 huesos rotos después decidió colgar el mono y ponerse a salvo en un taller con el que dar rienda suelta a su imaginación.

Visto así, ¿qué esperas? Obviamente una moto de verdad, una con la que se pueda salir los fines de semana a disfrutar de lo lindo pero que tuerza cuellos allá por donde pase. Y eso es justamente lo que han hecho. En vez de potenciar los “músculos” del diseño japonés, él ha considerado que el gran punto fuerte es su propulsor, por lo que se concentrará en sacarle provecho. No consiste pues en poner número sin fin de adornos sino en un ejercicio de efectividad y funcionalidad acompañado de una limpieza de líneas. Así las líneas generales de la VMAX desaparecen y las piezas que quedan de la serie se pueden contar con una mano: motor, horquillas, chasis y basculante.

Detalles VMAX

Y con sacar provecho no nos referimos a potenciar un motor ya de por sí potente, sino en mejorar el comportamiento del conjunto buscando su ligereza y efectividad. Poniendo a dieta la VMAX para que, ahora sí, sus músculos puedan moverse con una libertad pasmosa. Esta magnífica idea se traduce en 45kg menos respecto a la moto fabricada en Japón. Vemos un depósito mucho más discreto, el sistema de escape artesanal localizado en el insignificante colín y un cambio de postura que cambia radicalmente el estilo de la Yamaha; pasamos de una posición de conducción más “custom” a un semimanillar bajo y ancho, más agresivo, que potencia la manejabilidad.

Si hoy tuviera la posibilidad de elegir una y quedármela, apostaría sin duda por ésta. Porque entiendo que no sólo debe ser una pieza de colección a la que hay que quitar el polvo de vez en cuando sino que debe y puede ser usada cuando a uno le plazca para generar un poco de esa adrenalina tan necesaria en los que apestamos a gasolina. Pero para tu gusto, ¿cuál ha sido la mejor preparación? Si necesitas echar un vistazo a las dos anteriores, dejo los enlaces justo después de la galería.

Ver galeria completa » Yamaha V-Max Hyper Modified: Roland Sands pone la guinda del pastel (11 fotos)

Fotos vía | Yamaha
En Motorpasión Moto | Yamaha V-Max Hyper Modified: A fondo con la obra de Marcus Walz, Turno para la mente francesa de Ludovic

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios