Moto Guzzi Falcone by Wrenchmonkees, atípica moto custom

Sigue a

Moto Guzzi Falcone por Wrenchmonkees

Asociar Moto Guzzi al motor en uve a 90º transversal al sentido de la marcha es tan básico como asociar el bóxer bicilíndrico a BMW. Pero en la historia de Moto Guzzi existían otras motos antes de que llegara el motor bicilíndrico que todos conocemos. Antes de él las Moto Guzzi eran monocilíndricas con su enorme cilindro horizontal en paralelo al suelo, y su máximo exponente era la Moto Guzzi Falcone en sus diferentes versiones. Para acabar de rizar el rizo, los chicos de Wrenchmonkees han customizado una de estas Moto Guzzi con un resultado tan sorprendente como interesante.

Corría nada menos que 1921 cuando en Moto Guzzi diseñaron la primera de sus motos con el motor monocilíndrico horizontal. Aquella primera moto se llamó Moto Guzzi Normale, y su diseño llegaría fabricándose, con algunas mejoras, hasta 1976. 55 años no está nada mal en la vida de un diseño industrial. Aquel primitivo motor era capaz de dar 8 CV a 3.000 rpm con casi 500 cc. En los años treinta el diseño evolucionó y apareció la Moto Guzzi GTW, que era la versión de competición y ya era capaz de alcanzar los 15 CV a 3.800 rpm. Esta moto fue capaz de ganar el TT de la Isla de Man en 1935 y pronto fue “convertida” en moto de calle haciendo bueno lo de que una moto ganadora el domingo se puede vender el lunes para la calle.

Moto Guzzi Falcone por Wrenchmonkees

De todas maneras, la primera Moto Guzzi Falcone apareció en 1950 como modelo de calle. En su evolución el motor seguía siendo un monocilíndrico en posición horizontal. Utilizaba una culata de dos válvulas con árboles de levas accionados por eje con engranajes cónicos. En ese primer modelo Falcone alcanzaba los 19 CV a 5.300 rpm, lo que le permitía alcanzar sólo los 120 km/h. Algo limitado para la época pero que contentaba bastante a las autoridades contemporáneas que vieron en la Moto Guzzi Falcone una excelente moto para la policía y similares. El problema es que en el mercado no se vendía tan bien como esperaban.

De todas maneras, el modelo se mantuvo en el catálogo, como ya hemos dicho, hasta 1976. Ese último modelo llegaba a los 23 CV (aunque los catálogos de la época prometían 30 CV) a 5.500 rpm. Pero entre la poca potencia disponible, y lo perezoso del motor la velocidad máxima acreditada no pasaba de los 147 km/h.

Uno de los detalles que más llaman la atención de este motor es el enorme volante de inercia que va situado a uno de los lados de la caja de cambio. Este volante garantiza que el motor tenga un funcionamiento bastante regular, pero a la vez le impide aceleraciones brillantes e incluso obstaculiza la agilidad de la moto en conjunto al tratarse de una masa girando que aporta un efecto giroscópico bastante grande.

Moto Guzzi Falcone por Wrenchmonkees

Volviendo al modelo que han customizado los Wrenchmonkees parece una Moto Guzzi Falcone de las últimas fabricadas, ya que lleva ese mismo volante de inercia oculto dentro de una carcasa. Algo a todas luces impuesto por cuestiones de seguridad. Porque esa misma pieza giratoria era capaz de enredar cualquier cosa y organizar un problema bastante grande en poco tiempo. Cuentan los que han visto estos motores en funcionamiento que el giro de ese volante de inercia es casi hipnótico.

Si os fijáis en el diseño de la moto, a pesar de la longitud de ese motor, el conjunto es bastante compacto. Incluso está muy integrado en un chasis de tubos de acero que casi podríamos catalogar como minimalista o al menos bastante avanzado. Los frenos siguen siendo de tambor, aunque en esa época el sistema estaba bastante afinado, y las suspensiones se ven bastante convencionales. Pero el conjunto parece tan equilibrado que casi podríamos estar hablando de una moto de serie y no de una custom fabricada en la actualidad. Y eso que cuenta con elementos tan fuera de lugar como el carburador, que sobresale con la trompeta del filtro, o la dinamo y alternador que parecen caídos desde una estantería hasta el lugar que ocupan en el motor.

Esta misma configuración de motor tendría su máxima expresión en las Aermacchi de competición en los años sesenta/setenta. Pero eso es tema para otra ocasión. Ahora nos conformaremos con disfrutar de esta creación tan curiosa y atípica para tratarse de una moto custom.

Ver galería completa » Moto Guzzi Falcone por Wrenhmonkees (4 fotos)

Vía | Wrenchmonkees

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios