Vetter Mystery Ship, la historia tras el "barco misterioso"

Sigue a

Vetter Mystery Ship

Seguimos con la búsqueda de motos extrañas. Y ahora lo que hacemos en pegar un salto impresionante en todo: el tiempo, ya que saltamos del principio del Siglo XX a los años 80; de concepto, ya que es una moto carenada y de filosofía, pues es una moto con turbo. De dónde no nos desviamos es de país ya que seguimos en Estados Unidos. ¿Alguno es capaz de reconocer la moto que se esconde bajo ese carenado? ¿No? Pues su creador, uno de esos visionarios llamados Craig Vetter la llamo Vetter Mystery Ship. Pero veamos que se esconde tras su historia.

Craig Vetter, el maestro de los carenados de fibra

De lo primero que tenemos que hablar es de su creador, Craig Vetter. Tras innumerables viajes se dió cuenta de que sería mucho más cómodo viajar en moto si se hacía protegido del viento y la climatología. Además, otra ventaja añadida era que la aerodinámica además ayudaría a que el consumo fuese inferior y con ello, la autonomía mucho mayor.

Vetter Windjammer

En 1966 fundó la compañía Vetter Fairing Company y comenzó a diseñar y comercializar los carenados windjammer (veleros), que más tarde se convertiría en su seña de identidad revolucionando el concepto de carenado integral para poder recorrer largas distancias. Y en Estados Unidos, las distancias son largas de verdad.

El furor que levantó fue tal que su empresa se convirtió en el segundo constructor de actividades relacionadas con las motocicletas, justo por detrás de Harley Davidson. Se mantuvieron en el mercado hasta el año 1983, cuando se declaró oficialmente en bancarrota aunque cinco años antes había ya sido vendida. Bell-Riddell Inc. se hizo con los derechos y continuó produciendo carenados unos pocos años más hasta que finalmente cesó la producción.

A la vista de la foto, de un carenado windjammer montado en una Honda CB750, seguro que a todos se nos ha encendido la bombilla y hemos recordado ver motos similares en alguna película de la época.

Su primer diseño, la Triumph X-75 Hurricane

Triumph X-75 Hurricane

La mente inquieta de Craig Vetter no solo le hizo diseñar carenados envolventes sino que también hizo lo propio con motos enteras. Su primer diseño fue la Triumph X-75 Hurricane. Fue un encargo directo del distribuidor americano de BSA para que modificase a los gustos del público yankee la nueva BSA Rocket 3 o conocida como Triumph Trident.

Y es que en frente tenía una durísima rival: la Honda CB750, que costaba tres veces menos y encima era más moderna porque la BSA Rocket 3 todavía contaba con un sistema de distribución OHV, es decir, con las válvulas situadas sobre la culata u operadas mediante varillas desde el árbol de levas, que estaba en el motor.

Pero aun con todo ello, la moto era rápida por lo que Don Brown, vicepresidente de BSA/Triumph decidió llevarla a Daytona donde establecieron algunos récords que posteriormente serían superados en 1971 por la Kawasaki Z1.

Triumph X-75 Hurricane

Aun así sabían que la moto no iba a entrar por el ojo de los americanos por lo que decidieron encargarle un lavado de cara a la BSA Rocket 3 y que fuese Craig Vetter quien lo hiciese. Aunque Don Brown se lo contó al presidente de BSA/Triumph en norteamérica, Peter Thornton, este estaba más liado con el cierre de la fábrica que tenían a la vuelta de la esquina y tampoco es que le hiciesen mucho caso.

Craig Vetter se puso manos a la obra construyendo un nuevo depósito de más capacidad y tapas laterales de fibra de vidrio. Además, la bajó y le colocó un maravilloso desde mi punto de vista triple escape por el lado derecho que mostraba, sin tapujos, la seña de identidad del propulsor. Acababa de nacer la primera cruiser.

Con el logo de BSA/Triumph en el depósito y las siglas X-75 en el lateral, en octubre de 1969 la moto fue embarcada rumbo a Inglaterra justo cuando en BSA/Triumph se cesaba la producción y cerraba la fábrica. Bert Hopwood, jefe de diseño dijo al verla que era una moto demasiado moderna pero cuando apareció en un número de la revista Cycle Word un año después, a los ingleses se les encendió la bombilla.

Triumph X-75 Hurricane

La moto gustaba, y mucho, y ellos tenían una barbaridad de repuestos en sus almacenes que no iban a poder dar salida después del cierre de la fábrica. Pusieron al ingeniero Steve Mettam al frente de la producción con una primera estimación de comercialización de 1.183 Triumph X-75 Hurricane. Lamentablemente el cierre definitivo de BSA y que la Triumph X-75 Hurricane fue incapaz de superar la nueva normativa de ruido impuesta en Estados Unidos en 1973 hicieron que al final se construyeran un total de 1.200 motos.

En el segundo y último capítulo hablaremos ya en profundidad de la Vetter Mystery Ship pero a veces, es necesario conocer la historia que se esconde detrás para comprender mejor algunas de las maravillas que nos ha dejado el pasado.

Continuará…

Siguiente artículo | Vetter Mystery Ship, una “rara avis” turbo de los años 80

Ver galería completa » Vetter Mystery Ship, la historia tras el "barco misterioso" (4 fotos)

Vía | Wikipedia, Bonhamns 1973, Kawasakiz1, Rare Sportsbikes for Sale

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios