Megola, la moto de tracción delantera

Sigue a Motorpasion Moto

Megola

La firma Megola apareció en 1921 en Alemania y su nombre provenía de la unión de las primeras sílabas de sus tres fundadores, Teilhaber Meixer, Fritz Gockerell y Herr Landgraf. La empresa, llevada por el maquinismo imperante en la década de los veinte, quiso revolucionar el mercado de las motocicletas con una diseño completamente diferente a lo que se fabricaba hasta entonces. Partiendo de uno de los muchos motores Gnôme Monosopaupe que habían quedado en desuso tras acabar la I Guerra Mundial, diseñaron una moto que integraba el motor en la rueda delantera y así se evitaban el uso de cajas de cambio y transmisiones que limitaban la fiabilidad de la moto.

El motor de cinco cilindros y 637 cc llegó a desarrollar 14 CV a 4800 rpm, pero gracias a una reductora de engranajes la rueda motriz solo llegaba a girar a 800 rpm. Para modificar la velocidad final solo se podía jugar cambiando el diámetro total de la rueda delantera. Este motor necesitaba des-carbonizar las culatas y segmentos cada 2000 o 3000 Km, con lo que los cilindros se podían desmontar a través de los radios de la rueda delantera. También, para facilitar el mantenimiento la cámara delantera era de tipo salchicha, con lo que se podía extraer sin necesidad de sacar la rueda de su eje.

Megola

La alimentación del motor se realizaba por un pequeño depósito auxiliar situado en el mismo eje del motor, este depósito se llenaba mediante una bomba desde un segundo depósito de mayor capacidad situado sobre el guarda barros delantero. El sistema de arranque era también bastante rudimentario, ya que o bien se empujaba la moto hasta conseguir que se pusiera en marcha, o con esta subida a un caballete se hacía girar la rueda con un fuerte golpe. Este último sistema requiere de dos personas, ya que una tiene que estar pendiente del regulador de avance del puño para que no se pare el motor. En el vídeo podéis ver una de las diez Megola que quedan en el mundo en orden de marcha. Como en su día solo se fabricaron unas 2000 unidades es una autentica rareza ver una, y mucho más extraño es ver una funcionando.

A mi también me asalta la duda sobre como conseguiría parar la moto en un semáforo sin tener que parar el motor, ya que este estaba solidario al eje de la rueda delantera. Pero seguramente en su época existirían muy pocos semáforos por lo que no habría que preocuparse por este pequeño detalle.

Vía | Visual Gratification
Fotos vía | Wikipedia; Vintage Bike

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios