Sigue a Motorpasion Moto

Imme R100 en el Guggenheim

Entre 1948 y 1951 Riedel AG fabricó en Alemania algo más de 10.000 unidades de esta Imme R100, una moto revolucionaria y avanzada a su tiempo. Porque mientras la mayoría de las motos de la época seguía utilizando chasis de tubos con forma de rombo en Riedel AG diseñaron la Imme R100, una moto compacta y ligera, con un chasis de tubo curvo, que sustentaba una horquilla delantera mono-brazo, que utilizaba el basculante trasero (también mono-brazo) como tubo de escape y el motor como eje de pivote de este último. ¿Os apetece darle un repaso a esta peculiar moto?

El principio de la historia de Riedel AG es conocido de sobra. En la Alemania de la post-guerra el ingeniero aeronáutico Norbert Riedel se dio cuenta de que el país necesitaba un vehículo barato para volver a reactivar la economía y motorizar el país. Mientras en Italia apostaban por los Scooter (Lambretta y Vespa) en Alemania se apostaba por las motos sencillas de pequeña cilindrada y motores de dos tiempos fáciles de mantener. Riedel, al igual que Corradino D’ascanio, procedía de la industria aeronáutica, y aplicó sus conocimientos a la moto que diseño. Incluso se comenta que el diseño del motor era muy parecido al que se utilizaba para arrancar los reactores del Messerschmitt Me262.

El monocilíndrico de dos tiempos con 99 cc fabricado en aleación ligera, con culata monoblock, era capaz de dar 4,4 CV a 5.800 rpm. Una potencia que sólo alcanzaban las 125 de la época como la DKW 125 RT o la Vespa 125. El motor integraba una caja de cambios de tres velocidades sin punto muerto. Un sistema mantenía el embrague accionado mientras el motor estaba al ralentí en primera velocidad. Como no había punto muerto la primera se situaba en medio del selector, mientras que la segunda velocidad se engranaba hacia bajo y la tercera hacia arriba, pero pasando siempre por la primera.

Imme R100 1950

El motor, con su peculiar forma ovalada, pivotaba sujeto por un lado del chasis solidario con el basculante trasero mono-brazo. Así la cadena siempre mantenía la tensión. Esos mismos tubos del basculante hacían las veces de tubo de escape. Y la suspensión se confiaba a un muelle situado bajo el asiento. Ese muelle, también tenía un tope de goma para evitar que la suspensión llegase al límite. Delante, la horquilla, utilizaba un solo brazo y un sistema Girder con muelles para la suspensión. Las ruedas (medida 2,5 × 19 pulgadas) eran intercambiables entre si, con solo tres tornillos se desarmaban, dejando en la moto el tambor y la corona de la transmisión en la rueda trasera y sólo el tambor en la delantera.

En los pocos años que la empresa estuvo en marcha fabricaron algo más de 10.000 unidades de la Imme R100. Llegando a fabricar 100 unidades a la semana. El modelo “Export” con batería, claxon eléctrico, caballete central, cuentakilómetros, un asiento más confortable, algunos cromados, y colores verde lima y negro brillante con detalles delineados costaba en 1950 850 marcos alemanes. Pero sólo un año más tarde, en 1951 la empresa se declaró en bancarrota por las deudas que acumulaba. Así que ahora la Imme R100 es todo un objeto de colección además de un ejemplo de diseño avanzado a su tiempo. Tan avanzado que en la Exposición El arte de la motocicleta del museo Guggenheim apareció una de estas Imme R100 perfectamente restaurada.

Y yo que pensaba que la Gilera CX 125 de finales de los 90 era avanzada. Y sólo era una revisión de una moto diseñada 50 años antes.

A continuación podeis ver una de estas Imme R100 en marcha por un camping en una concentración.

Vía | MotArt
Vídeo vía | Youtube
Fotos vía | Wikimedia 1 y 2
Más información | Wikipedia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario